¿ Qué es la ventaja competitiva ? 10 ejemplos

ventaja competitiva ejemplo plan de negocios

Todas las empresas tienen competencia. Algunos emprendedores cometen el error de pensar que no la tienen. ¡Y ese nunca es el caso! Veamos por qué.


Existen dos tipos de competencia
:

Competidores directos. Son la competencia más evidente. Los que ofrecen un producto o servicio similar al nuestro. Por ejemplo, un competidor directo de Apple es Microsoft. Y es aquí donde podemos cometer errores. Ciertamente, es posible no tener ningún competidor directo. ¡Pero eso no significa que no tengamos competencia!

Competidores indirectos. Serían las empresas que ofrecen productos o servicios diferentes a los que nosotros ofrecemos… aunque responden a las mismas necesidades. Por ejemplo, un establecimiento de bocadillos sería un competidor directo de otro de croquetas; un doctor naturista sería un competidor indirecto de un médico “tradicional” mientras que un coach de empresas lo será de un consultor de gestión.

Para captar cuotas de mercado es necesario que la solución que ofrezcamos sea mejor que la de la competencia. De hecho, si nuestro producto ofrece a su mercado potencial una mejor experiencia y tenemos una fuerte propuesta de valor, el público de ese potencial mercado elegirá nuestro producto en lugar del de la competencia.

Al estructurar un plan de negocios, debemos analizar los puntos débiles de la competencia. Es importante ver cuáles son los puntos a mejorar de nuestros competidores: esos serán los factores que nos darán la oportunidad de construir una ventaja competitiva a largo plazo. Al hacer un business plan el objetivo es anticipar nuestras futuras ventajas competitivas.

¿Qué ventajas competitivas podemos crear? En este artículo daremos 10 puntos esenciales para crear una o varias ventajas competitivas que nos permitirán ofrecer algo más a nuestro mercado potencial. Así, a largo plazo, podremos ir captando cada vez mayores cuotas de mercado. Por otra parte, todos nuestros modelos de planes de negocio contienen al menos 4 ventajas competitivas, específicas para cada industria y para cada sector.

analisis competitivo
ventaja competitiva

VENTAJAS COMPETITIVAS BASADAS EN EL PRODUCTO O SERVICIO

Un producto o servicio de mejor calidad. Es la ventaja competitiva más evidente... ¡aunque no la más fácil de crear! Podemos ofrecer un producto de mejor calidad para conseguir que los clientes de la competencia se vengan con nosotros. Por ejemplo, hace años, el smartphone fue la ventaja competitiva de Apple frente al resto de empresas.

Funcionalidades inéditas. Si no podemos fabricar u ofrecer un producto de mejor calidad, podemos proponer algo nuevo, con funcionalidades inéditas. De este modo seremos los únicos que proponemos dicha opción y esto atraerá a nuestros potenciales clientes.

Relación calidad precio imbatible. Si no conseguimos ofrecer un producto de mejor calidad o con prestaciones que otros no tienen, ¡hay otras alternativas! Podemos proponer algo similar a lo que ofrece la competencia aunque a un precio más interesante. Pensemos, por ejemplo, en las tarifas low cost del operador Virgin Mobile en México, para hacer frente al gigante Movistar. Obviamente, ¡siempre manteniendo un cierto nivel de rentabilidad!

Un producto (o servicio) multitask. Si nuestro producto (o servicio) puede satisfacer múltiples necesidades, que anteriormente requerían dos o tres productos (o servicios), entonces tendremos una ventaja competitiva. Por ejemplo, un teléfono inteligente hoy en día no solo permite hacer llamadas, sino también escuchar música, tomar fotos, videos o incluso conectarse a Internet. Es decir, este accesorio tiene ventajas competitivas sobre un teléfono convencional, un simple reproductor de música o una cámara.

avantage concurrentiel

La realización de un estudio de competencia ayuda a identificar futuras ventajas competitivas

VENTAJAS COMPETITIVAS BASADAS EN EL MARKETING Y LA COMUNICACIÓN 

Una oferta inédita para captar nuevos segmentos de mercado. Si resulta que todos nuestros competidores ofrecen un producto barato de gama baja, es muy probable que esto no satisfaga a determinados segmentos de la clientela de nuestro mercado. Por ejemplo, a los que desean productos o servicios de alta gama. En este caso, nuestra ventaja competitiva será dar respuesta a esa exigencia de calidad. Tesla fue la primera marca en ofrecer vehículos eléctricos de alta gama. ¡Y esto también sirve para el caso contrario! Dacia fue una de las primeras compañías en ofrecer coches de gama muy básica.

Fuerte presencia en internet. Existe un cierto tipo de empresas en las que sus integrantes no suelen ser muy expertos en el manejo de las herramientas digitales (por ejemplo, los mecánicos de un taller). ¡Podemos aprovechar esta ventaja para convertir nuestro taller en el más visitado de Internet! Por ejemplo, los garajes de coches suelen tener un sitio web muy básico y no suelen ocuparse o no saben posicionarlo para los motores de búsqueda. ¡Podemos aprovechar esta importante laguna para convertirla en una ventaja competitiva!

Socios para contribuir al sostenimiento de la empresa. Al estudiar a nuestros competidores y sus estrategias de comunicación, comprobaremos que muy pocos están asociados con otras empresas. ¡Aprovechemos esa oportunidad! Podemos contactar con empresas que tengan nuestro mismo perfil de clientes y actuar de forma sinérgica: acciones de comunicación en común, eventos, afiliaciones, etc. De este modo seremos la única empresa del mercado que estará haciendo algo así lo que nos supondrá otra ventaja competitiva. 

VENTAJAS COMPETITIVAS BASADAS EN OPERACIONES

Crear una estrategia con los proveedores permite reducir costes. Como ya comentamos anteriormente, si podemos ofrecer a nuestros clientes un producto similar pero a un precio inferior, habremos creado una ventaja competitiva. Sin embargo, ¡hay que prestar mucha atención al factor rentabilidad! Y para ello es imprescindible una buena gestión de los costes. Una buena solución sería asociarse con otras empresas para hacer pedidos más importantes a los proveedores con el fin de abaratar costes. Esto es lo que se conoce como economías de escala. Dichas economías se repercutirán en el precio de venta. Las centrales de compra sirven para crear este tipo de ventaja competitiva.

Una estrategia eficaz de reclutamiento. En caso de que seamos una empresa de servicio a empresas o a particulares, el nivel de competencia estará directamente relacionado con la calidad del producto o servicio que vamos a ofrecer. En este sentido, es importante desplegar una estrategia de reclutamiento que sea realmente eficaz y reclutar talentos para ofrecer una oferta mejor que la competencia. Esta es la ventaja competitiva que tienen empresas como Boston Consulting Group o McKinsey frente a otras consultorías.

Excepcional servicio de atención al cliente. Se trata de una ventaja competitiva bastante simple y altamente eficaz. Si al hacer nuestro análisis competitivo, observamos que los productos de la competencia son muy buenos pero que el servicio post-venta es deplorable, nuestros potenciales clientes también lo notarán. ¡Tenemos que ser la empresa que esté disponible para sus clientes, al 100%! Nuestros clientes lo agradecerán y nos elegirán por ello. Sin duda, ¡un buen enfoque de marketing!