Presupuesto y equipo de arranque para una actividad de consultoría

¿Qué presupuesto se debe reunir para abrir un despacho de consultoría?
¿Cuál es la lista de gastos?
¿Qué equipos deben comprarse?
¿Convertirse en un consultor independiente es un proyecto rentable?
¿Cómo calcular las utilidades futuras de una actividad de consultoría?

Los elementos de respuesta a sus preguntas se encuentran sin ninguna duda en las siguientes líneas.

Las siguientes estimaciones se basan en diversas fuentes, así como en nuestra experiencia en la redacción de planes de negocio para las personas que desean convertirse en consultores(as). Importante: cada proyecto es diferente, y las siguientes cifras podrían no corresponder con su realidad. Este contenido se proporciona solo de manera informativa. No sustituye a una evaluación profesional y específica para su proyecto empresarial.

¿Cuál es el presupuesto provisional para iniciar una actividad de consultoría?

Después de haber definido claramente sus objetivos y los medios para alcanzarlos, la primera etapa es definir el presupuesto necesario para arrancar su actividad de consultoría.

En el ámbito de la consultoría, la suma asignada al inicio de una actividad profesional puede ser relativamente modesta, en el rango de los $ 400 000 a $ 960 000 MXN.

Diversos criterios tienen un impacto en el presupuesto inicial. Los más importantes son las adecuaciones y los gastos de alquiler del local desde donde realizará su actividad. Una solución económica puede consistir en domiciliar su actividad en su propia casa, al menos durante los primeros meses de actividad.

Otro elemento que debe tenerse en cuenta son los honorarios legales que debe pagar en relación con el establecimiento de su compañía. Si bien estos gastos son generalmente bastante limitados si trabaja por su cuenta de manera independiente, infórmese de los montos a pagar relacionados con los diferentes tipos de compañías. Además, concerté citas con diversos abogados, puesto que la asistencia de estos es, por lo general, indispensable durante la etapa de registro de los estatutos.

El último elemento que podría hacer variar su presupuesto se trata de los suministros y equipos necesarios para ejercer su actividad de consultoría. Si ya cuenta con un guardarropa actualizado, una computadora de alto rendimiento y un auto en buen estado, probablemente no deberá planificar grandes gastos en el corto plazo en materia de equipamiento.

Para conocer con exactitud su presupuesto provisional, puede utilizar el plan financiero para un oficina de consultoría.

Convertirse en consultor: ¿es posible hacerlo sin aporte personal?

Por los motivos mencionados anteriormente, gracias a las modestas cantidades que deben devengarse, iniciar una actividad de consultoría sin una inversión monetaria es posible y, sin duda, es aconsejable.

Por otra parte, el inicio puede ser lento, ya que ciertas instituciones bancarias podrían dudar en prestarle dinero. Como regla general, el monto de la contribución personal se sitúa entre el 20% al 25 % del total de los fondos invertidos en la creación de su proyecto.

Aportar una contribución demostrará a sus socios financieros que está comprometido con su proyecto. Para presentar una solicitud de financiamiento con una contribución, puede recurrir a diversos medios: préstamo personal de un familiar, venta de un bien de su propiedad, proveer una suma de dinero previamente ahorrada.

Después, será necesario acudir a una institución bancaria con su contribución personal para concretar su inversión. No obstante, deberá convencer a las otras partes. Es el plan de negocio de su actividad de consultoría el documento que permitirá demostrar su viabilidad.

Utilizar un plan de negocio para una actividad de consultoría, completo y detallado, como el modelo que ponemos a su disposición, aumentará sin ninguna duda sus probabilidades de éxito.

Comenzar una actividad de consultoría: ¿cuáles son los gastos?

El iniciar una actividad implica realizar ciertos gastos:
- gastos relacionados con la constitución del capital social si ha establecido una compañía
- la compra de un local o los costos de alquiler (si no es el propietario). Estos gastos pueden reducirse al rentar un espacio de “coworking” por $ 4000 a $ 5000 MXN al mes.
- posiblemente la recuperación de una cartera de clientes existente (de algún colega que se está jubilando o que está planeando una reestructuración, por ejemplo)
- adecuar y organizar el local para recibir a sus clientes y presentarles sus recomendaciones
- los honorarios legales para elaborar sus condiciones generales de venta y los modelos de sus contratos como consultor
- compra de material informático: computadora, videoproyector, impresora, etc.
- compra de un software de contabilidad y costos de las suscripciones por cualquier software profesional
- gastos de comunicación (tarjetas de presentación, sitio web, compra de un dominio, suscripción a sitios de seguimiento jurídico o sitios profesionales, etc.)
- cargos bancarios, principalmente aquellos relacionados con la apertura de una cuenta corriente profesional
- honorarios contables, que pueden elevarse hasta $ 28 000 o $ 40 000 MXN al año
- gastos de transporte (al visitar a sus clientes), alojamiento y alimentos
- costos relacionados con su seguro complementario de salud como trabajador independiente y su seguro de responsabilidad civil profesional
- transferencia de honorarios si colabora con un colega en un caso
- y, por último, el pago de cuotas sociales, impuestos y tasas diversas

Otros costos

Preste atención a la liquidez inicial de una actividad de consultoría. Los consultores frecuentemente se dan a conocer gracias al boca en boca y la notoriedad. Por ello, puede llevar algo de tiempo volverse rentable. En este contexto, es indispensable asignar una sustancial cantidad en efectivo inicial en su plan de financiamiento.

El período durante el cual deberá sostenerse sin entrada de efectivo puede ser bastante largo en el ámbito de la consultoría de negocios, a veces en el orden de los 15 a 18 meses.

Puede estudiar cómo los diferentes gastos influyen en el punto de equilibrio, los ingresos y la rentabilidad de su proyecto gracias al plan financiero de un oficina de consultoría.

¿Cuándo alcanza un consultor su punto de equilibrio?

La rentabilidad corresponde simplemente a la diferencia entre los ingresos percibidos y los costos generados por la actividad.

Si los costos fijos y variables son mayores que el volumen de negocios generados, la actividad no es rentable. A la inversa, si el volumen de negocios es mayor o igual que los costos relacionados con la actividad, ésta última puede considerarse rentable.

Para conocer la rentabilidad de una actividad de consultoría, es necesario basarse en 3 parámetros: su presupuesto inicial, los ingresos esperados y, por último, el margen neto de utilidad.

Por ejemplo, si su actividad ha requerido la suma de $ 1 000 000 MX en costos y gastos diversos (impuestos, alquiler de la oficina, compra de material informático, por ejemplo) y ha generado un volumen de negocios de $ 1 250 000 MXN, usted es rentable, ya que ha obtenido una utilidad de 1 250 000 – 1 000 000 = $ 250 000 MXN.

Otro cálculo nos indica que tomará 1 000 000 / 250 000 = 4 años recuperar los gastos del presupuesto inicial. Por ello, requerirá continuar la actividad más de 4 años completos para que su actividad de consultoría de negocios se vuelva rentable.

Puede conocer la lista de los gastos para una actividad de consultoría de negocios, realizar estimaciones en cuanto a su necesidad de capital circulante, elaborar un presupuesto provisional y determinar sus ingresos y su rentabilidad, al utilizar nuestras proyecciones financieras para una actividad de consultoría.

Más artículos

Datos del mercado de consultorías en México
Los gastos y ganancias de un consultor